David Hammons, Bliz-aard Ball Sale, 1983

El artista creó bolas de nieve de diferentes tamaños y las dispuso sobre alfombras coloridas, las vendió en las calles de Nueva York.

«Me gusta más hacer cosas en la calle, porque el arte se vuelve uno más de los objetos que está en el trayecto en tu existencia diaria (…) no tiene ninguna jerarquía sobre nada más».

Salir de la versión móvil